Vitamina K Para Las Várices: Mejorar La Circulación

La aparición de várices en adultos mayores de 30 años es más común de lo que se cree, suele ser un problema bastante doloroso, que afecta el desarrollo de la rutina diaria de quienes lo sufren. Se ha determinado que el uso de vitamina K para las várices es muy efectivo en el tratamiento.

La capacidad de la vitamina K para bloquear la acción de la sustancia conocida como MGP, permite la prevención y la regulación de la sangre en las venas. La deficiencia de ésta vitamina en el organismo podría aumentar las probabilidades de sufrir de várices.

Muchas personas se preguntan “¿la vitamina K para qué sirve?”, y ésta no sólo es una de las vitaminas para fortalecer las venas, sino también colabora con el sistema circulatorio en general. Protege las arterias, evita enfermedades cardiovasculares, reduce los moretones, y mantiene el nivel de coagulación necesario en la sangre.

vitamina K para las várices

Cómo emplear la vitamina K para las várices

Es común que las inyecciones de vitamina K se utilicen para tratar problemas relacionados con hemorragias, no obstante, es posible consultar con el médico especializado el uso de la misma para tratar las venas varicosas, según sea el caso de gravedad.

Leer también: Vitamina K ¿Qué es y para que sirve?

Asimismo, una de las formas más efectivas para usar la vitamina K para las várices es en cremas.

La industria farmacéutica ofrece diversidad de productos destinados a reducir la aparición de las várices y los hematomas, con ésta vitamina como principal ingrediente activo.

Productos que contienen vitamina K para las várices

vitamina K para las várices

  • Vitamina K, de Herbal & Plants. Su fórmula está hecha para aumentar la resistencia de las venas, disminuir las várices y los moretones, al mismo tiempo que brinda alivio al ardor y humecta la piel, por lo que es una de las mejores presentaciones de vitamina K para las várices en crema.
  • Vitamina K Óxido S10, de Medichy Model. Aporta todos los beneficios de la vitamina K a través de su fórmula para fortalecer la piel y las venas, eliminando así el enrojecimiento y la sensibilidad, brindándoles elasticidad. De igual manera, es un tratamiento eficiente para las várices y hematomas.
  • Serum de Vitamina K, de Medical Beauty. La vitamina K para las várices en presentación de serum es ideal para mantener la piel libre de moretones, cicatrices y arañas varicosas, logra desinflamar y reducir los molestos síntomas, logrando dar a la piel un aspecto revitalizado.

Prevenir su aparición con la ingesta de vitamina K para las várices

Por otro lado, lo más recomendable al momento de aprovechar la vitamina K para las várices es tener una alimentación balanceada y saludable, que incluya alimentos ricos en éste nutriente, en sus formas de vitamina K1 y K2.

vitamina K para las várices

Dentro de la lista, pueden mencionarse vegetales de hojas verdes como la espinaca, el brócoli y la col silvestre, son las principales fuentes de vitamina K1, mientras que los alimentos fermentados contienen la vitamina K2.

Se recomienda, además, evitar los alimentos prohibidos para las várices, como lo son los embutidos, las comidas demasiado saladas, la nata y el queso, las frituras, entre otros.

La combinación de éste nutriente junto con otros capaces de tratar las venas varicosas potencia los resultados.

Por ejemplo, la ingesta de ácido fólico para las várices, fortalece las venas y mejora la circulación.

La prevención a través del consumo de vitamina K para las várices es la mejor opción para mantener las venas saludables.

Asimismo, consumir cloruro de magnesio para várices resulta muy beneficioso, puesto que se trata de un remedio capaz de mejorar la circulación y reducir la presión sanguínea.

Se emplea diluido en agua, pero es necesario el respaldo médico antes de tomarlo.

[Total:6    Promedio:3.2/5]

Dejar un comentario