Vitamina K para aves: ¿Cuál es su efecto en los animales?

Ciertas vitaminas tienen funciones específicas dentro del organismo animal, el suministro de las mismas a través de su alimentación puede ser muy beneficioso, siempre que se realice en las dosis adecuadas. La vitamina K para aves resulta necesaria para el desarrollo de estos animales, incluso en mayor dosificación cuando padecen de determinadas enfermedades.

Su principal función es la de sintetizar la protrombina a la trombina. De igual forma, tiene un importante papel desde el factor de coagulación II y VII, hasta el IX y el X.

Vitamina K para aves

Resulta una vitamina útil para tratar enfermedades avícolas como la salmonelosis, la coccidiosis o la enfermedad de Newcastle, pero también la requieren los pichones durante sus primeras etapas de vida para poder crecer.

Asimismo, puede emplearse para tratar problemas hemorrágicos o de coagulación en otros animales, como perros, gatos, bovinos y caballos. A la vitamina K para aves se da principalmente a casos por envenenamiento, sobre todo en los perros, se administra en forma de vitamina K inyectable para perros.

¿En qué momento debe administrarse la vitamina K para aves y otros animales?

Ante los primeros síntomas de enfermedad que sean visibles en el animal doméstico, en el ave o en los bovinos, se deberá acudir al veterinario especializado para tratarla de la forma más rápida y efectiva posible, pues la vitamina K uso veterinario debe ser muy cuidadosa.

El uso de la vitamina K para aves para estos animales, como fue mencionado, es importante desde el momento en que nacen. La dosis recomendada debe diluirse en el agua que éstas toman, y debe ser de 0,3 ml por litro.

Vitamina K para aves

En el caso de la vitamina K para caballos, debe administrarse 1 ml por cada kg del animal. Lo mismo aplica para al momento de suministrar vitamina K en bovinos, perros, gatos y porcinos, siendo posible su administración vía intravenosa, subcutánea o intramuscular.

La efectividad de administrar vitamina K para aves en perros

En los casos donde los caninos se ven envenenados o intoxicados por haber consumido veneno para ratas, donde se ve rápidamente suprimida la acción coagulante de la vitamina K para aves, es necesaria su administración para que ésta realice sus funciones en el sistema circulatorio del animal.

Leer: Vitamina K ¿Qué es y para que sirve?

Los síntomas suelen comenzar a ser visibles luego de 2 o 5 días que el raticida ha sido ingerido. Dentro de los que se pueden mencionar, vómitos, diarrea y hemorragias. La intoxicación también puede provocar que el abdomen del animal comience a notarse hinchado, sus encías se vean pálidas y se le dificulte respirar.

Acudir al veterinario apenas suceda para suministrar la vitamina K para aves aumenta las posibilidades de que el tratamiento tenga éxito. Posteriormente, el veterinario indicará los cuidados a seguir en casa, pudiendo recetar vitamina K en comprimidos para perros, la dosificación suele ser de 25 mg por cada tableta.

Vitamina K para aves

Efectos secundarios de la vitamina K para aves

El exceso de esta vitamina, o la administración de pastillas que no necesitan de prescripción médica, puede generar efectos secundarios de la vitamina K en perros.

Los casos más comunes son aquellos donde se emplea la vitamina K3 como tratamiento para intoxicación. Se ha demostrado que, sin la correcta supervisión médica, podría destruir los glóbulos rojos y potenciar aún más la intoxicación.

Debido a esto, se recomienda que la vitamina K para aves suministrada sea la K1, que ha demostrado ser más eficiente como antídoto para los casos de envenenamiento por raticidas en animales domésticos. Una vez el veterinario prescriba la receta del tratamiento, éste debe seguirse al pie de la letra y durante el tiempo estipulado para evitar la sobredosis.

[Total:2    Promedio:3/5]

Dejar un comentario